Buscar
  • sarahermarq

Cursiladas de un jueves por la tarde

Salgo de la universidad, meto los libros en el bolso y saco el móvil, me apetece escribir. Estaba pensando en declarar la guerra a la rutina, a la motonía de estos dias de estudio que nos carcome tanto por dentro.


Muchas veces justificamos el aburrimiento con el estudio, decimos: “Bueno tengo que estudiar, ya saldré, ya me lo pasaré bien…” creo que estamos equivocados porque son precisamente alguno de esos momentos los que más disfrutaría contigo.


Me explico, justo salgo ahora de la biblioteca, muerta de sueño y me cruzo contigo en el ascensor; Los dos bajamos pero una vez que lleguemos al piso 0 tu te irás por un lado y yo por otro. En esos cinco segundos de trayecto hacia el primer piso mi mente ha pensado a cien kilómetros por segundo… me he imaginado como si me fuera contigo a tomar un café tranquilamente, hablando, riéndonos. Algo simple pero entretenido. Y además contigo.


He pensado más cosas, me he imaginado como si ya hubiéramos pasado la barrera de conocernos y justo aprovecharas el ascesor para combinar las risas con los besos. No se.. he podido pensar tanto, que me haces escribir en el metro volviendo a casa. Casi no me bajo en mi parada. Me distraes.


Justo salgo ahora a la superficie y el sol me invita a imaginar lo increíble que sería con este tiempo estar tomando pipas en un parque al lado de la biblioteca. Contándonos nuestra vida, nuestras tonterias.


Opino que me encantaría estudiar mientras estas ahí, para mis descansos, para que  cuando cierren la “biblio” nos vayamos si queremos por ahí a cenar. Basicamente que fuera la improvisación la protagonista de nuestras tardes…


Dentro de la biblioteca estaríamos sentados separados, cada uno centrado en sus apuntes y sus cosas pero sabiendo que unas mesas mas adelante está alguien a quien deseas ver en un rato. Me imagino que en algún momento levanto la vista y justo coincido con tu mirada, me guiñas un ojo, yo sonrio, y vuelvo otra vez a mis libros.


Sigo escribiendo, ¿Cómo es posible Sara que tengas tanto que decir sólo por esos cinco segundos de ascensor? No es solo eso, son todas las veces que nos hemos cruzado, como dos estraños, alomejor algún dia me has abierto la puerta, te he visto a la salida con tus amigos, me has pedido un cigarro.. son precisamente todos estos momentos los que han ido calando y es ahora cuando explotan en el papel.


Bueno, ya paro. Simplemente concluir diciendo que no estaría de más que irrumpieras en mi vida y entretuvieras mis tardes de estudio.


Una gran amigo, ya cerca de los 40 y con una carrera de éxito en las espaldas me dijo una vez: “Serás capaz de conseguir todo lo que te propongas cuando llames la atención de alguien que te gusta en el trayecto de un ascensor”.

Tal cual lo dijo, justo en el ascesor. Tiene bastante sentido, en nuestro mundo actual el tiempo es escaso, la gente necesita ser impresionada en cuestión de segundos, para presentarle un proyecto a tu jefe atareado, para darte a conocer de una manera original al que quieres que te contrate, para todo en general. El tiempo es oro.


Al final todo se mide en momentos breves. Yo perdí mi oportunidad. Quizás la proxima vez tenga más suerte. Un beso chico de la biblioteca.

1 vista
I Sometimes Send Newsletters
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now