Buscar
  • sarahermarq

Parte 1 – Fluctuaciones poco esperadas

Actualizado: 29 de jun de 2019

Existen dos posibles opciones; El tiempo ha debilitado mi amor por la escritura o básicamente he estado tan ocupada que mi vida se amontona y nunca veo aquel día para ponerme a construir palabras. Parece ser que hoy, día 18 de mayo, en pleno avión hacía Casa Blanca vuelvo al hábito. 


En 5 meses de mi vida he estado en Chicago estudiando, me he recorrido toda la Costa  Oeste de Estados Unidos en caravana y he probado lo que es vivir en Nueva York por una semana. Esto es un pequeña introducción, iré explicando todo con detalle.


Empezamos. Realmente antes de Chicago también hay historia digna de contar. Una vez terminé mis exámenes a principios de Enero, preparé la maleta y me dirigí al Aeropuerto. Mi vuelo era Madrid – Londres, Londres –  Boston, Y desde ahí finalmente Chicago. Hace ya dos veranos conocí a muchisima gente de países rarísimos en unas prácticas que hice en (Baku) Azerbaiyán. Desde chicas iraquíes, indias, rusas, a toda esa cantidad de gente de Berno (Praga) o  Eslovaquia… Bueno pero tampoco me voy a liar mucho con esto porque no forma parte del periodo de 5 meses que tengo que contar. La cuestión es que esas prácticas me dieron increíbles personas en Londres, como mi amiga Stela, que desde el primer momento que le conté que estaría en su ciudad durante 23 horas, me abrió las puertas de su casa. Ella vivía en Candem, en un edificio totalmente Londinense “The stay Club” con un hall donde se reunÍan todo tipo de estudiantes a jugar un billar, a comer una pizza o algunos un poco raros a jugar a las damas. Había de todo, molaba.

Solo eran 23 horas en Londres así que al día siguiente ya estaba en uno de esos trenes carísimos yendo de vuelta a Heathrow Airport. ¿Qué es lo emocionante de esta parada express en Londres? Que perdí el vuelo. Si, lo perdí; Sara, la chica de los “to do list”, la que tiene administrado perfectamente cada segundo de su día, perdió el vuelo transatlántico a EEUU. ¿Cómo lo solucione? Bueno pues primero de todo, llamé a mi padre llorando para que me consolara. – Mentira, este fue mi problema, yo me lo guiso yo me lo como. El amor incondicional de un padre le lleva a aplicar soluciones en estos casos bastante costosas y poco eficientes; Ejemplo: Pagar el siguiente vuelo por 1400 libras. Jaja. Ni en broma. Pasé rápidamente a valorar otro tipo de alternativas. Hablé con el servicio de Atención al Cliente y el trato fue más que mejorable. Me ofrecían volar al día siguiente, pagando 700 libras. Ok. Cool, para un round trip vale pero para ir solo a maldito Chicago era un golpe interesante a mi cartera. En el momento en el que iba a pagar me piden con tarjeta y yo llevaba todo mi dinero en Cash. Todo. La chica muy amable me dije – Ah, hombre no te preocupes, puedes coger un taxi al pueblecito más cercano de aquí como a media hora, buscas un Banco y lo ingresas, pero claro, tendrías que hacerlo ya mañana cuando abra el sitio. Creo que fue la mejor solución que me habían dado en la historia, gracias 🙂


Las alternativas se agotaban, la aerolínea con la que volaba (Nowergian Airlines) me trato como un ser inerte. No se preocupó ni en coger ni una de mis llamadas tampoco. Mi amiga Stela intentó comprarme un vuelo pero su tarjeta esa noche no funcionaba.  Al final, en esa situación de agobio eterno, me senté en una esquina de aeropuerto y me puse a descargar lo incompetente que me sentía con lágrimas. Estuve así como 20 minutos, lo necesitaba.


¿QuÉ ocurrió después? Bueno pues como de costumbre, Dios aparece en esta situación. Realmente no sabía que hacer, estaba perdida, lo único que pensaba era, ¿Dios, por qué a mí, si no he hecho nada malo? Blablabla.. nada nuevo ocurría. Inmediatamente me acordé de una predicación de uno de mis pastores favoritos de la Iglesia que decía “MÁS VALE ARREPENTIMIENTO QUE ARGUMENTO” y ahí cambió todo. LE dije, – Señor, no tengo porque argumentarte si merezco esto o no, realmente lo que debes oír es mi arrepentimiento. Te pIDO perdón si hecho algo que te ha molestado, si no he puesto en tus manos este viaje desde el principio, si no te he buscado lo suficiente… Sé que contigo tengo todo la seguridad posible y con la emoción del viaje y todo te borraste un poco de mi mente estos últimos días. Fue simplemente decirLE esto que una mujer se acercó a mi y me dijo, – Hey are you okay? Dont cry dont worry I will help you. Al instante me dio un abrazo. Le expliqué la situación, le dije que había un vuelo para el día siguiente por 700 pero que no lo podía pagar porque tenía efectivo, le expliqué que también había otro en 5 días por 450 pero eso implicaría más tiempo en Londres y al final el asunto era igual de caro; Me contesta con un: – But wait, you cant stay with me because I live really far away from here but why dont you try staying more days with your friend? Eso me abrió un poco lo ojos! Pero el problema del efectivo seguía ahí.. tampoco me quería ir del aeropuerto al centro de Londres sin un vuelo así que le propuse a esta linda mujer si me lo podría comprar ella y yo le daba todo el cash. Ella, muy humana, dijo que sí. Bueno rectifico, quizás la mejor palabra no es “humana”, en general el comportamiento del Ser Humano no es tan hospitalario, pocas personas se habrían parado a abrazar a un extraño y menos a escucharle durante 30 minutos.


Aquí no termina la historia. El vuelo costaba 450, verdad? Bueno pues cuando lo compró y le di todo en billetes de 50, me dijo – Dont worry you are gonna need the money, ill just take this part. Y de la forma más inimaginable cogió solo 3 billetes y el resto me lo devolvió. Le explique a la Chica lo eternamente agradecida que estaba con ella, pero más aún con Dios. Ella me dijo que también era muy creyente y que de hecho, las ultimas semanas le estuvo pidiendo que quería ser más generosa, que estaba necesitada de amor, que quería aydar a los demás. Que increíble es Dios, junta a dos personas totalmente desconocidas y satisface sus deseos mediante la ayuda de ambos entre sí. Para ser clara, mi error costó 150 dólares, pero me llevé una visita de Londres completamente gratuita porque me quedé todo ese tiempo con Stela, en vez de parar en Boston y luego Chicago, mi parada era en Nueva York, así que visite Ny durante una escala de 18 horas y finalmente, hice un poco más feliz el día de esta chica del cielo. Plan perfecto.

Esto no podía venir de nadie diferente a Dios.

0 vistas
I Sometimes Send Newsletters
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now