Buscar
  • sarahermarq

Realidades que duelen

Hoy mi dia en la big city ha estado bien. Ha sido tranquilo pero siempre dentro del caos que es Nueva York. Después de terminar de trabajar y comer en un Tailandés he decidido ir a la residencia de Cora a leer un rato. Me apetececía despitar unos minutos a los ojos con algo diferente a edificios, taxis, ruidos… Ocurre que antes de llegar, hemos dado con una calle toda paralizada teñida con una alfombra roja. Eran los Fashion Awards. Media ciudad ahí expectante a la llegada de gente que probablemente no conocen y que solo por el hecho de tocar con los pies esa alfombra parece que son dignos de ser admirados. Watch out watch out! Llega otro coche! Quien es?? Todos gritando entre la multitud, ¡quién es! ¡quién es!. Dato importante: al mismo tiempo que lo decían, le sacaban 633,65 fotos a la celebrity, no vaya a ser que luego se arrepientan y se les haya pasado fotografiar a alguien que no conocen. Bueno, como ese coche unos veinte más. Una cosa voy a aclarar, no quiero ser hipócrita porque yo también me sumo a esa masa de manos con iphones haciendo fotos… es luego cuando valorando como ha ido el día me pongo a pensar en esto.


Después de la biblioteca, cogí el metro para llegar a casa. No sé si habrás experimentado el metro de esta ciudad, pero por si acaso no lo has hecho, te aseguro que hay un homeless for cemtímetro cuadrado. Esa creencia de que Nueva York tiene la mayor cantidad de vagabundos, llegas y se convierte en una realidad, que como el título dice, duele; Un contraste de riqueza y pobreza que pocas ciudades superan. (Evidentemente comparándolo con paises desarrollados). La verdad que ver todo eso me debilita, realmente no puedo hacer mucho para cambiarlo; si que puedo por ejemplo, cocinar unas cookies con amigos y repartirlas por los barrios que más las necesiten pero al día siguiente tendrían más hambre y el recuerdo de ese sabor dulce a galleta todavía reposado en sus dientes les dolería aún más así que no sé. Por ahora lo que hago es descargar un poco la impotencia que uno siente… así, con parrafos, con la esperanza de que el al menos alguien que me lea, aunque ya sepa que Nueva York es una ciudad increíblemente atractiva pero cruel a la vez y no pueda cambiarlo, se sensibilice por unos minutos he intente sacar una sonrisa o algo a una persona que la ande buscando tiempo.


Una de las mejores cosas que me dio Harlem fue increibles fotógrafos. Personas que en vez de escribir las mil palabras que habré escrito lo dicen todo con una foto.


When two worlds meet. Jamel Shabazz.

6 vistas
I Sometimes Send Newsletters
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now